Reseña Smash Up

SMASH UP

¿Qué tienen en común los piratas, los ninjas, los robots, los zombis y los alienígenas? ¡Qué todos intentan dominar el mundo! Pero no pueden hacerlo solos, así que trabajarán en equipo.

Información General del Juego

Así se presenta Smash Up, un entretenido juego de cartas de Paul Peterson.

 El juego se encuentra editado completamente en español… y que bueno!! porque hay mucho texto en el juego. Cada carta posee alguna habilidad que debe ser aplicada al momento de jugarla, por lo que claramente el idioma es indispensable para poder disfrutar este juego. Permite partidas de 2 a 4 jugadores, con una edad mínima sugerida de unos 14 años y una duración aproximada de 45 minutos.

Contenido y Mecánica del Juego

Dentro de la caja nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 8 facciones con 20 cartas cada una (160 en total)
  • 16 cartas de base
  • 28 tokens de puntaje (8 fichas de 5 puntos y 20 fichas de 1 punto)
  • Reglamento

Smash Up es un juego de cartas del estilo shufflebuilding (algo así como “mezcla y construcción”). Básicamente un híbrido entre un juego de construcción de mazos y los juegos de cartas más tradicionales. Al principio de la partida cada jugador elegirá 2 facciones de las 8 disponibles, tomando su mazo de cartas de facción correspondiente y mezclándolos para formar su mazo personal de juego. Existen dos tipos de cartas en cada mazo de facción. Las cartas de esbirros, compuestas por criaturas específicas de cada facción y que poseen un valor de poder y una capacidad especial; y las cartas de acción, las cuales poseen una capacidad especial, pero no cuentan con valores de poder.

Las cartas de esbirro son jugadas directamente sobre una de las cartas de base dispuestas en el centro de la mesa, las que poseen 3 valores centrales, correspondiente a los puntos que se entregarán a los jugadores al momento que la base se destruya. Cada una de estas bases también cuentan con una capacidad especial que afectará de distintas maneras la forma en que se resuelve, ya sea al momento de puntuar o cuando se juegue alguna carta sobre la misma.

Para puntuar, es decir destruir, una base, la suma de los valores de poder de los esbirros (independientemente del jugador al que pertenecen esos esbirros) y sus modificadores debe ser igual o superior a los puntos de ruptura de la base, indicados en la esquina superior izquierda de la carta. Al cumplir esta condición, cada jugador suma los valores de poder de sus esbirros y modificadores, con objeto de determinar los 3 jugadores con mayor poder y repartir los puntos indicados en el centro de la carta de base, comenzando de izquierda a derecha. De esta manera, el jugador con mayor poder en la base sumará los puntos indicados por el número a la izquierda, el segundo lugar puntuará lo indicado en el centro y el tercer lugar el número indicado a la derecha de la carta de base. En caso de empates, cada jugador recibe el puntaje por la mejor posición que hayan empatado y el reglamento señala el siguiente ejemplo: “Así, si tres jugadores tuviesen respectivamente 10, 10 y 5 puntos de poder en una base cuando esta puntúa, ¡los dos jugadores con 10 de poder obtendrían puntos como si fuesen ganadores! El jugador con solo 5 de poder obtendría el tercer puesto, no el segundo. Si dos jugadores empatan por el segundo puesto, nadie obtiene el tercer puesto. La vida es así de dura.” Aclarando bastante la forma de resolver la situación.

Al finalizar cada puntuación de base se reparten los tokens de puntaje entre los jugadores, de acuerdo con los puntos obtenidos por la carta.

Preparación y Desarrollo del Juego
  1. Cada jugador mezcla dos facciones de 20 cartas para componer un mazo de 40 cartas
  2. Mezcla todas las cartas de base para formar un mazo.
  3. Coge una carta de base por jugador, más una base adicional. Pon las bases boca arriba en el centro de la mesa.
  4. Cada jugador roba 5 cartas de su mazo. Si no tienes esbirros en tu mano inicial, muéstrala, descártala y roba una nueva mano de 5 cartas. Debes quedarte con estas cartas.
  5. Deja los tokens de puntaje al alcance de todos los jugadores.
  6. Quien se haya levantado más temprano esa mañana es el primer jugador, y…. listo!!

Una partida de Smash Up está compuesta por un número indeterminado de turnos. En cada turno se puede jugar como máximo una carta de esbirro y una carta de acción (a menos que la capacidad especial de una carta permita ignorar esta regla), en el orden que el jugador prefiera. Así, puedes jugar una carta de acción y posteriormente una de esbirro o simplemente una de esbirro y ninguna de acción… e incluso si lo consideras necesario… pues no juegas ninguna!!!  y el turno sigue en el sentido de las agujas del reloj (a la izquierda, por favor!!!! que si no me da…. argghhhh!!!).

Al jugar una carta de esbirro debe ser puesta sobre una de las bases disponibles en la mesa y aplicar la acción descrita en la carta de esbirro, pero ojo, también debes verificar la carta de base para aplicar los efectos que correspondan, ya que hay algunas que te permiten jugar esbirros o cartas adicionales o incluso pueden llegar a aplicar restricciones a ciertas habilidades o condiciones de puntuación. Al jugar la carta de esbirro, se aplican las habilidades indicadas en el texto de la carta y que, dependiendo de la facción, permiten generar ciertos efectos en la partida que caracterizan a cada uno de los mazos.

Al jugar una carta de acción se ubica en el descarte personal del jugador o en el lugar que señale la habilidad descrita, ya que hay oportunidades en las que se debe jugar “sobre” una base o “sobre” un esbirro, por lo que el texto de las diversas cartas es primordial de considerar al momento de ser jugada o planificar alguna combinación específica.

Posterior a que el jugador activo termine su turno, se verifica si es que la suma de poder de los diversos esbirros y cartas de acción que han sido jugadas son iguales o superiores al valor de la carta de base. Si se cumple esta condición la base se destruye y se asignan los puntajes correspondientes indicados en la carta.

La partida finaliza cuando uno o más jugadores consigue 15 o más puntos de victoria al final de un turno, ganando quien haya conseguido más puntos. En caso de empate se juegan turnos adicionales hasta que alguno consiga la mayoría de puntaje.

Conclusiones

Si buscas un juego de cartas simple de reglas, con bastante variabilidad entre partidas, con interacción entre jugadores y que en ocasiones puede transformarse en un “rompe amistades”… considera Smash Up dentro de las posibilidades para ingresar a tu ludoteca. Es un juego muy entretenido que, mediante la simpleza de sus reglas de preparación de partida, logra entregar entretención inmediata, haciendo que desde el primer turno estés pensando la mejor manera de usar tus cartas, pero a la vez atento a las cartas jugadas por los demás, ya que cada una de ellas modifica la partida, ya sea de manera instantánea como también a más largo plazo. Dada su mecánica de mezcla de mazos, tiene una rejugabilidad considerable y además tiene una serie de expansiones que suman más facciones, por lo que difícilmente se “quemará” con rapidez.

“Ahora jugaré un Cronomago, que me permite jugar una acción adicional en este turno…mmmm… ahora juego Estudios Místicos, así que robo 2 cartas y juego mi acción adicional Bloquear el Camino, por lo que los piratas no pueden ser jugados en esta base. ¡¡En esta base se cumplen los puntos de ruptura y soy el que tiene mayor fuerza, así que me llevo 10 puntos!! Soy el mejor mago-gremlin del $%$# mundo!!! Y tú?… a llorar a la playa!! Jajajaj”

Pero… ¿y qué tal?

Algo que puede no llegar a gustar del juego es la cantidad de texto necesario para jugar una partida. Si bien este problema se presenta principalmente durante los primeros turnos, ya que eventualmente te vas familiarizando con las facciones elegidas, puede llegar a generar confusión al principio por lo que no “correrá” tan fluido como quizás se pueda esperar dado lo simple que es el juego en sí. También puede generar incomodidad el alto grado de azar del juego, ya que no existe ningún tipo de gestión del mazo elegido (como si es el caso de los juegos con mecánicas de “construcción de mazos”) y se puede dar el caso que, al ser barajadas, las cartas más poderosas hayan quedado al final del mazo o aparezcan de manera tan aleatoria que no puedas realizar ese “combo” que buscas, sino que simplemente debas conformarte con las cartas que hay en ese momento en tu mano. Sin embargo, el juego es muy entretenido y directo y es interesante descubrir nuevas combinaciones de facciones y encontrar su sinergia para usarla a tu favor, ya que cada una tiene una característica particular que la hace interesante. Así, por ejemplo, los piratas permiten mover esbirros entre bases según les sea conveniente, los magos permiten robar cartas y jugar acciones extra en tu turno y los dinosaurios basan su estrategia en poder puro, por lo que lograr combinar estas características generan turnos muy divertidos por lo cambiante que puede llegar a ser el escenario entre turnos.

¿Con quién me recomiendan jugarlo?

Smash Up es un juego simple de reglas, pero que requiere estar concentrado y atento a leer y aprender el funcionamiento del mazo de juego, por lo que claramente es necesario tener eso en consideración cuando pensemos si podremos sacar fácilmente el juego a mesa o si requerirá algún grupo específico de personas para funcionar. En si el juego tiene una duración aproximada de 45 min por lo que claramente supera con creces llegar a ser considerado como “filler”, a pesar de que guarda relación con este tipo de juegos en cuanto a la simpleza de reglas y rapidez de turno, pero esta duración de partida y lo rápido del seteo inicial, facilita su salida a mesa, especialmente cuando tienes ganas de una partida casual donde no quieres quemarte el cerebro sino que pasar el rato y disfrutar descubriendo o mejorando la sinergia entre facciones y lo entretenido de la interacción que se genera entre jugadores. El juego funciona a 2 jugadores, pero como la interacción es la base de lo entretenido de sus mecánicas lo recomendamos a por lo menos 3.

¿Y si lo quiero jugar con niñ@s pequeñ@s?

El juego está sugerido a partir de los 14 años, pero claramente la simpleza de sus reglas hace factible poder jugarlo con menor edad de la indicada en el juego. Sin embargo, se debe considerar que es necesario leer bastante texto en las cartas por lo que claramente no es posible jugarlo con los más pequeños de la casa, sino que a partir de por lo menos los 8 a 10 años. Obviamente todo lo anterior dependiendo de la experiencia con los juegos de mesa y desarrollo propio que tengan l@s niñ@s y si los padres consideran adecuada la temática o arte gráfico del juego para esa edad.

¿Qué tal la calidad de los componentes?

La edición que tenemos es de Edge Entertainment que no decepcionan en cuanto a la calidad de sus componentes y en este caso tampoco es la excepción. Las cartas cumplen en cuanto al grosor y calidad, pero lo que más resalta es el arte del juego, ya que las imágenes de las cartas son realmente preciosas. El reglamento está correctamente compaginado, es simple de seguir y quedan las cosas muy claras al momento de leerlo. ¿Era necesaria una caja tan grande para un juego de cartas? La verdad es que no, pero ese es un tema que no trataremos acá, porque son decisiones de mercado que dependen de otros factores.

Conectémonos

Síguenos en nuestras redes sociales!!!!

Revisa nuestro contenido

Nuestros blogueros

familia Jugona

Aquí puedes ver reseñas de juegos en nuestro blog o a través de los distintos videos que hemos preparado. Conocer nuestra opinion y juegos de mesa destacados.

Ludificando

Aquí puedes revisar las columnas escritas por nuestros amigos profesores donde nos dan consejos sobre como y por qué incluir los juegos de mesa como aporte al aprendizaje en todas las edades.

Tableritos

Aquí los más pequeños de la casa pueden resolver laberintos, crucigramas, puzzles, colorear y ver videos de juegos de mesa recomendados para ellos!!!