Reseña Dixit

Información General del Juego

 

Compartes mesa con cinco de tus amigos y en la mano tienes unas extrañas cartas cuyas ilustraciones rebosan belleza y ternura, pero también terror y delirio. Entonces, uno de tus compañeros te mira fijamente a los ojos mientras dice: “La imaginación jugaba al escondite mientras los sonámbulos asaltaban la ciudad”. El resto de tus amigos observan pensativamente sus cartas y, lentamente, dejan una de ellas sobre la mesa. En ese momento todo el mundo te mira esperando que hagas algo. ¿Acaso se han vuelto locos? ¿Estarás soñando? Bueno, un poco de las dos cosas. Estás jugando a Dixit.

Así se presenta Dixit, un entretenido y novedoso juego de cartas de Jean-Louis Roubira.

El juego se encuentra publicado con reglamento en español, aunque es completamente independiente del idioma una vez conoces las reglas. Permite partidas de 3 a 6 jugadores, con una edad mínima sugerida de unos 8 años y una duración aproximada de 30 minutos.

Contenido y Mecánicas del Juego

Dentro de la caja nos encontramos con los siguientes elementos:

  • 84 Cartas tipo tarot
  • 36 Marcadores de cartón para realizar Votación (6 en cada color: blanco, rojo, rosa, verde, amarillo y azul)
  • 6 Marcadores de madera en forma de Conejo (uno en cada color: blanco, rojo, rosa, verde, amarillo y azul)
  • Reglamento

Dixit es un juego de cartas del estilo party game (algo así como “juego de fiesta”) en el que los jugadores dispondrán de una mano de cartas con ilustraciones preciosas y muy evocadoras. En cada turno un jugador será el Cuentacuentos, y tendrá que decir una frase, palabra, gesto, malabar, etc. jajajjaj… bueno en realidad lo que el grupo de juego acepte en el momento, que debe estar relacionada con una de sus cartas, poniendo ésta boca abajo en la mesa de juego. El resto de jugadores colocará una carta de su propia mano que crea que puede aproximarse con lo dicho por el cuentacuentos. El objetivo del cuentacuentos es que al momento de votar por la carta más representativa de la frase, palabra, gesto, malabar, etc. jajajajja… al menos un jugador acierte y otro falle, ya que si al momento de votar todos aciertan a su carta, no obtendrá puntos y si nadie vota por su carta, tampoco los obtendrá. El objetivo del resto de los jugadores es que sus cartas también reciban votos. En función de los votos de cada jugador se entregarán una serie de puntos.

La votación se desarrolla en secreto con los marcadores que se asocian a cada una de las cartas jugadas en una ronda.

El eje principal y novedoso de Dixit son sus cartas. Estas muestran ilustraciones preciosas y evocadoras que harán que nuestra imaginación vuele. La gran mayoría de las cartas poseen algún o algunos elementos más o menos principales, pero también tienen muchos detalles que pueden generar distintas percepciones de la misma imagen.

Por último, tenemos el tablero de puntuación que viene inserto en la misma caja del juego. Los meeples con forma de conejo avanzarán en el hermoso tablero que representa un estanque, rodeado por un camino de baldosas numeradas y que servirán para marcar los puntos de cada jugador a lo largo de la partida.

Preparación y Desarrollo del Juego
  1. Se baraja el mazo de cartas y se reparten 6 a cada jugador. El resto de cartas constituyen el mazo de robo.
  2. Se deja el tablero de puntuación en el centro de la mesa, colocando los meeples de conejo sobre la posición cero del marcador.
  3. Cada jugador recibe un set de fichas de votación de su color igual al número de jugadores de la partida
  4. Escogemos al jugador inicial, que según el reglamento debería ser el más joven y… listo!!!

Una partida a Dixit se divide en rondas en las que un jugador hará de  Cuentacuentos y el resto de jugadores serán oyentes. Una ronda se desarrolla de la siguiente manera:

  1. Al comienzo de la ronda, el Cuentacuentos deberá decir una frase (aunque la creatividad siempre es bienvenida en especial en este tipo de juegos) y jugar una de las cartas de su mano boca abajo en el centro de la mesa.
  2. El resto de jugadores deberán escoger una carta de sus manos tratando de aproximarse lo máximo posible a lo dicho por el Cuentacuentos.
  3. El Cuentacuentos tomará todas las cartas jugadas, las barajará en secreto y posteriormente las pondrá boca arriba sobre la mesa, formando una fila, numerándolas para lograr identificar cada una .
  4. El resto de jugadores, no el Cuentacuentos, deberán utilizar sus fichas de votación eligiendo en secreto el número correspondiente a la que crean que es la que ha jugado el Cuentacuentos.
  5. Una vez que todos los jugadores han elegido una ficha, se revelan todas simultáneamente y se puntúa (avanzando su conejo tantos baldosas como puntos obtenidos):
    • Si todos los jugadores o si ningún jugador voto por la carta del Cuentacuentos, éste no gana puntos y el resto de jugadores gana 2 puntos. En cualquier otro caso, se entregan puntos de la siguiente manera:
    • El Cuentacuentos anota 3 puntos si al menos un jugador ha acertado y uno ha fallado a su carta.
    • El resto de jugadores reciben puntos de las siguientes formas:
      • Si acertaron la carta del Cuentacuentos: 3 puntos.
      • Por cada voto que su carta recibe: 1 punto.
  1. Todos los jugadores roban una carta para completar su mano de 6 cartas.

La siguiente ronda, el Cuentacuentos será el jugador de la izquierda del Cuentacuentos actual.

La partida finaliza en el momento que el mazo de robo se agote. El ganador será el jugador con mayor cantidad de puntos. En caso de empate, los jugadores comparten la victoria.

Pero... ¿y qué tal?

Algo que puede no llegar a gustar del juego, es cuando existe demasiada o muy poca afinidad entre jugadores, ya que, si no se conocen de algo, muchas pistas pueden llegar a ser difíciles de interpretar, terminando por votar de manera totalmente subjetiva, pero sin entender la referencia entregada por el Cuentacuentos, lo que claramente hará que la partida no fluya correctamente. Por otro lado, demasiada conexión entre jugadores (como parejas, familiares cercanos o amigos íntimos), puede generar conceptos demasiado específicos que para algunos serán obvios, mientras que para otros no significan absolutamente nada o encierran un misterio y poder incomprensible e inconmensurable para el entendimiento humano, provocando la pérdida de cordura en el proceso… bueno, se entiende la idea, no? ajjajaja

El azar claramente influye bastante en la partida, ya que tendremos que decidir turno a turno con lo que tengamos en mano y que se va renovando al finalizar cada ronda, por lo que más de una vez habrá que elegir una carta casi como forma de descarte, pero en otras tendremos la carta ideal y veremos el tablero de puntuación buscando la forma de que nuestro conejo avance por las baldosas.

En la partida se generan dos roles marcados y que afectarán la forma de enfrentar el turno. Cuando somos el Cuentacuentos se hace complejo tomar una decisión en cuanto al concepto o frase a decir, aunque lo principal que se debe tener claro es que necesitas usar tu imaginación para evitar a toda costa que todos o ninguno de los jugadores voten tu carta, por lo que si no somos capaces de dar una pista lo suficientemente ambigua que permita al resto de jugadores aportar alguna carta que también se aproxime al concepto, podemos darnos por perdidos y encontrar esa ambigüedad, la verdad no es nada de sencillo. El ideal es que sólo un jugador elija nuestra carta y que el resto falle, con objeto de alejarse en el tablero de puntajes con los menos posibles beneficiarios colaterales. De otra forma sólo mantendremos las distancias o veremos cómo disminuye.

Cuando en la ronda no eres el Cuentacuentos, sino que jugador, dependemos de lo que tengamos en la mano en ese momento y estaremos expectantes a lo que diga el Cuentacuentos, por lo que debemos adaptarnos a lo que se diga y si tenemos suerte tendremos alguna o algunas cartas que se aproximen a la pista, permitiéndonos optar a rescatar puntos producto de la votación de otros jugadores. Sin embargo es determinante también acertar a la carta jugada por el Cuentacuentos, sino estaremos dejando de ganar puntos valiosísimos en el recuento, viendo como avanzan el resto de jugadores por el tablero y además habremos regalado un punto a algún otro jugador.

Obviamente al ser un número limitado de cartas, el juego puede quedar corto en rejugabilidad en el mismo grupo de juego, ya que con el paso de las partidas, las conecciones preconcebidas con la carta se harán notar y de forma automática vendrá a nuestra mente el recuerdo de lo que dijo anteriormente tal o cual jugador y como eso también le pasará al resto de jugadores, cuando sea nuestro turno de ser Cuentacuentos tendremos que forzar nuestra imaginación y creatividad para evitar caer en sitios comunes en el grupo de juego. Sin embargo existen infinidad de expansiones del juego que permiten ampliar la rejugabilidad y también es posible usar cartas de otros juegos que han reimplementado el concepto con ilustraciones igual de preciosas qué Dixit, como por ejemplo Mysterium y Musa.

¿Con quién me recomiendan jugarlo?

Dixit es un party game, por lo que a cuantos más jugadores en la partida, mucho mejor. El juego indica de 3 a 6 jugadores, pero recomendamos 5 o 6, ya que ahí se puede disfrutar de mejor manera lo que el juego ofrece. Con 4 jugadores es jugable, aunque se nota la diferencia. A 3 jugadores, la verdad preferimos jugar otra cosa.

El ideal es que el grupo de jugadores sea lo más homogéneo posible y las vinculaciones entre los jugadores relativamente pareja, ya que así Dixit es un éxito asegurado desde la primera salida, generando casi automáticamente repetir partida al concluir la primera. Por lo mismo el juego puede llegar a quedar corto prontamente, porque si bien incluye muchas cartas, durante la partida pasan rápidamente y muchas quedarán grabadas en tu mente por lo llamativo de sus ilustraciones y/o por lo comentado por algún jugador durante la partida.

Importante no olvidar que el juego no es de estrategia dura, gestión de recursos o algo por el estilo, sino que busca simplemente entretener, por lo que estar pendiente del tablero de puntuación y enloquecerse en tratar de fijar una estrategia o tomar acciones para acortar la distancia con el que va a la delantera, hará que no disfrutes la experiencia del juego. Disfruta el viaje no el destino!!!

¿Y si lo quiero jugar con niñ@s pequeñ@s?

El juego está sugerido a partir de los 8 años y consideramos que efectivamente está consignado adecuadamente. El juego se basa en habilidades de pensamiento abstracto, debido a que l@s más pequéñ@s están en una etapa mucho más concreta no es recomendable jugarlo con las mismas reglas, quizás es posible utilizar las cartas y/o elementos del juego de otra manera, ya que claramente las ilustraciones permiten hacer volar la imaginación. Pero, sentarse a jugar de acuerdo a reglamento, no podemos recomendarlo. Obviamente todo lo anterior dependiendo de la experiencia con los juegos de mesa y desarrollo propio que tengan l@s niñ@s.

¿Qué tal la calidad de los componentes del juego?

La edición del juego nos gusta mucho, los materiales utilizados están dentro del promedio de la industria y de lo famoso que ya es el juego a esta altura. Con cartas de un grosor adecuado, cartones acordes y meeples donde no puedes evitar sentir ternura por esos adorables conejos de madera, bien definidos y correctamente pintados saltando alrededor del estanque!!!. Que las cartas sean de gran tamaño (tamaño carta tarot), le da un toque muy místico a las mismas, además de facilitar la visualización de los detalles de cada ilustración. Importante considerar que las cartas se manipulan bastante, por lo que sí es posible mantenerlas enfundadas podrás conservarlas en buen estado por largo tiempo. Claramente el centro del juego son las cartas, cuyas ilustraciones estuvieron a cargo de Marie Cardouat y que se llevan el peso casi completo del juego. El uso de la caja como marcador de puntaje, nos encanta, porque si bien lo realmente necesario son las cartas (el resto del juego lo puedes suplir simplemente con papel y lápiz), le da un uso muy llamativo visualmente y que completa el conjunto temático del juego. El reglamento es tan claro como breve, ya que en una página señala las reglas y por detrás de la misma señala ejemplos de juego y puntuación.

Conclusiones

Si buscas un juego para comenzar o ampliar tu ludoteca, con algo simple de reglas para sacarlo a mesa seguido con amigos y familia y donde si lo entendemos como lo que es… un juego de simple y maravillosa entretención… sin profundas estrategias de conquista y victoria… aunque hay un ganador al final de la partida… Dixit es tu juego!!!!

Dixit es de esos títulos que funciona excelente cuando el objetivo principal es pasarlo bien. El juego tiene un par de reglas muy sencillas, pero el éxito de la partida dependerá siempre de la predisposición de los jugadores a usar su imaginación y a tratar de entender la del resto, por lo que claramente el ánimo con que los jugadores se encuentren puede afectar el funcionamiento del juego.

“Pero qué #%/@&$[*¨/& estabas pensando para que se te ocurriera eso con el dibujo??!!!!!”

Conectémonos

Síguenos en nuestras redes sociales!!!!

Nuestros blogueros

familia Jugona

Aquí puedes ver reseñas de juegos en nuestro blog o a través de los distintos videos que hemos preparado. Conocer nuestra opinion y juegos de mesa destacados.

Ludificando

Aquí puedes revisar las columnas escritas por nuestros amigos profesores donde nos dan consejos sobre como y por qué incluir los juegos de mesa como aporte al aprendizaje en todas las edades.

Tableritos

Aquí los más pequeños de la casa pueden resolver laberintos, crucigramas, puzzles, colorear y ver videos de juegos de mesa recomendados para ellos!!!