Cómo iniciar a los más pequeños en los juegos de mesa

Cómo iniciar a los más pequeños en los juegos de mesa

Veronica Tartacovsky
Educadora Diferencial/Psicopedagoga

Cuando decidimos  introducir a nuestros pequeños y pequeñas en el mundo de los juegos de mesa, aparecen bastantes inquietudes. Lo primero es ¿Cuál es el mejor juego para iniciar?, ante esa pregunta, no hay una única respuesta, ya que debemos tener en cuenta varios factores. Primero la edad, en este sentido los juegos nos recomiendan una edad aproximada en cada caso y esa es nuestra primera referencia, no es recomendable comenzar con un juego que exceda la edad de nuestro hijo o hija, ya que podría generar frustración y convertirse en una mala experiencia.

Por otro lado, existen juegos cooperativos y competitivos, los primeros son siempre recomendados para comenzar, ya que fortalecen el trabajo en equipo y sobre todo van a generar que, a pesar de las diferencias de edad que puedan existir entre los integrantes de la familia, todos puedan aportar desde sus habilidades y finalmente llegar a un resultado que es responsabilidad de todos, por lo que ganar o perder no será percibido como un logro o fracaso personal en el niño o niña. En el caso de los juegos competitivos, estos deben ser introducidos con mayor cuidado, teniendo presente las características personales de cada niño o niña. En este caso ¿Cómo sabemos si el juego elegido cumple con lo necesario?, para esto, debemos observar algunas cosas, por ejemplo, si la hora de juego no ha sido agradable, porque el peque se ha frustrado al no ganar y ha terminado en rabieta, llanto o pelea con sus hermanos, padres y/o cuidadores, entonces dejaremos ese juego para más adelante y haremos lo mismo si hemos notado que el más pequeño de la casa no ha podido dar una “batalla justa”, porque es muy importante que los jugadores se encuentren en igualdad de condiciones. Las edades recomendadas en los juegos de mesa están asociadas a los recursos cognitivos que tenemos en las diferentes etapas del desarrollo y en este sentido, debemos estar atentos a las características de nuestro peque, ya que las personas nos desarrollamos en ritmos diferentes, entonces la edad, aunque es una referencia, no será siempre una condicionante para haber adquirido ciertas destrezas. Debemos entonces observar que nuestro hijo o hija tenga las habilidades necesarias para enfrentarse de manera justa en el juego competitivo que hemos elegido.

Hay otros factores importantes a tener en cuenta, como por ejemplo la tolerancia a la frustración, espera de turnos, seguimiento de reglas, entre otras. Es posible que nuestro peque tenga las habilidades cognitivas necesarias, pero se le dificulten las áreas mencionadas anteriormente, en este caso, tendremos que poner atención en la duración del juego (que también aparece un aproximado en la caja), la extensión de las reglas y los espacios entre turnos. Elegiremos entonces un juego corto para comenzar, dinámico, es decir que  los tiempos “entre turnos” sean acotados y con reglas claras y sencillas, para paulatinamente ir avanzando hacia juegos más largos y reflexivos.

Otra pregunta que nos surge como padres y/o cuidadores es ¿Debo dejar que mi hijo o hija ganen la partida?, la verdad es que no, lo que es recomendable durante el juego es ayudarlo a ver opciones que quizás no logra ver por sí mismo y explicarle si está tomando una mala decisión. En el fondo es guiarlo durante el proceso para que tome las mejores decisiones, si luego de eso, pierde, deberá comprender que eso es parte de la vida. Después de todo es lo que haremos siempre ¿no?, apoyarlos y acompañarlos en cada proceso, pero no podremos estar ahí para evitar que “pierdan” siempre.

Finalmente dejar claro que a pesar de todas las recomendaciones y el empeño que como padres y/o cuidadores pongamos en este asunto, el resultado podría ser desastroso igual… Sí, no hay receta exacta para evitar que en alguna oportunidad aparezcan los llantos, los enojos, las rabietas e incluso una que otra ficha pueda volar por lo aires, y si esto sucede, no se sientan mal, asumiremos que ese juego no es el indicado todavía, lo dejaremos en nuestra ludoteca y ya lo probaremos nuevamente más adelante. El juego debe ser entretenido y desafiante para nuestro peque y en ocasiones tendremos que esperar un tiempo para probar con él o ella nuestro juego favorito. Debemos tener en cuenta que  los niños y niñas necesitan jugar y a través de eso aprenden, si lo orientemos desde la premisa de que “necesitan aprender y por eso deben jugar”, perderemos el foco de la entretención y el respeto por las características personales de nuestros niños y niñas.

Conectémonos

Síguenos en nuestras redes sociales!!!!

Revisa nuestro contenido

Nuestros blogueros

familia Jugona

Aquí puedes ver reseñas de juegos en nuestro blog o a través de los distintos videos que hemos preparado. Conocer nuestra opinion y juegos de mesa destacados.

Ludificando

Aquí puedes revisar las columnas escritas por nuestros amigos profesores donde nos dan consejos sobre como y por qué incluir los juegos de mesa como aporte al aprendizaje en todas las edades.

Tableritos

Aquí los más pequeños de la casa pueden resolver laberintos, crucigramas, puzzles, colorear y ver videos de juegos de mesa recomendados para ellos!!!