Cafetera italiana

Cafeteria Italiana

Danitza Fadic
Barista

El primer post que les traigo es sobre la cafetera italiana, ya que es de las más comunes en los hogares chilenos por su comodidad, los aromas que desprende y deja en la cocina, porque es fácil de encontrar en el comercio, su precio es accesible y, por qué no decirlo, porque es preciosa.

La Cafetera Italiana, Moka Pot o Bialetti (por su creador, no confundir con la marca), nació con el propósito de llevar el café espresso al hogar, ya que antes no existían máquinas de espresso de uso doméstico. Si bien no alcanza a extraer un espresso como tal, por sus limitaciones técnicas, el resultado es significativamente más concentrado que el de un filtrado por goteo o inmersión. Obtiene bebidas con mucho más cuerpo y en menos tiempo al utilizar un método de presurización para la extracción, mismo principio que utiliza la máquina de espresso.

La “Machinetta”, como también se le llama en Italia, está compuesta principalmente de tres partes: la cámara inferior o base; el recipiente, canastillo, filtro o depósito para el café; y la cámara superior o recolectora de la preparación. A grandes rasgos, se agrega agua en la cámara inferior y café molido en el recipiente, luego se ubica sobre una fuente de calor. El funcionamiento es mediante la evaporación y diferencia de presión que se provoca al calentarse el agua de la base, provocando que el agua suba y pase por el depósito del café y a través del filtro, dejando subir el líquido con la extracción del grano de café. Este proceso suele durar entre 3 y 5 minutos.

¿Qué necesitamos?

Agua: En lo posible mineral. Si es de cañería ojalá sea filtrada para evitar sabores de cloro u otros compuestos del agua potable. Lo ideal es que esté alrededor de 60°C, lo que es equivalente a no poder mantener la mano por más de dos segundos en un recipiente que transmita el calor, porque te quemas.

Café: Si bien cualquier café en grano sirve, recomiendo usar un café de especialidad con tostado medio, para disfrutar más las distintas notas y sabores del café. Este café lo puedes conseguir en las cafeterías de especialidad y las tostadurías, en estos lugares también te pueden asesorar sobre qué variedad es mejor para ti y para esta cafetera. Lo ideal es que esté recién molido, fino, de un grosor entre la sal de mesa y el azúcar. Esta molienda es un poco más gruesa que para la máquina de espresso. Si no tienes molino en tu casa, lo puedes pedir molido para cafetera italiana. Si vas a usar esta opción, te recomiendo no pedir más de 250 grs por persona que vaya a consumir café diariamente, para que mantenga su frescura.

Bueno, también necesitamos la cafetera italiana y una fuente de calor, jeje.

Procedimiento:

1° Llenar el canastillo con el café molido, golpear un poco a los costados para distribuir de manera más uniforme. Debe quedar lleno, pero no sobrepasado, por lo que el exceso lo podemos arrastrar un con algo recto, por ejemplo, el mango de una cuchara. No debe ser compactado, presionado, aplastado o tampeado.

2 ° Agregar el agua tibia en la cámara inferior, casi hasta llegar a la válvula de seguridad. La cantidad de agua es importante para producir la presión necesaria, pero no demasiada, y es la válvula la que nos resguarda si hay demasiada presión. Por otra parte, que el agua esté ya calentada permite que el café no se exponga por más tiempo del necesario a la cafetera caliente, y también para que el agua empiece a subir lentamente favoreciendo una extracción uniforme.

3° Poner a fuego bajo con la tapa abierta, para ver cómo sale la preparación. Cuando empiece a salir muy rápido o muy claro, retirar del fuego. Lo puedes disfrutar inmediatamente terminado el proceso sirviéndolo en tu taza favorita. A mí me gustan las de vidrio, para ver su color.

IMPORTANTE:

Si es de las primeras veces que preparas en la cafetera italiana, debes tener cuidado, pues si la molienda está muy gruesa o la cantidad de café no es suficiente, puede poner poca resistencia y salir con mucha presión y quemarte. Por precaución, mientras conoces tu cafetera, ubícate a un costado de los agujeros por donde sale el café.

Ahora que ya sabes hacer una preparación básica, viene lo más entretenido: jugar e ir regulando hasta encontrar el sabor que sea perfecto para ti. El café tiene compuestos que le dan sus notas características, pero no todos los sabores se extraen al mismo tiempo: primero obtenemos los sabores ácidos, luego los dulces y, finalmente, los amargos. El sabor resultante va a depender, entonces, del tiempo que tarde el agua en llegar a la cámara superior desde que tiene contacto con el café. Puedes ir encontrando los sabores que más te gustan, para esto puedes ir regulando la molienda: si el café sale muy rápido, su sabor es muy ácido o te resulta muy claro, debes afinar la molienda; si la preparación, por el contrario, sale demasiado lento, tiene un sabor muy amargo o está muy oscuro para tu gusto, debes engrosar la molienda.

Mantención:

No hagas la fuerza para apretar o soltar las partes de la cafetera desde la manilla, así evitas que se suelte. Si la cafetera está caliente, al apretarla tómala con un paño de cocina por la base. Si la vas a soltar para lavarla, ponla bajo el agua fría corriente para que se enfríe.

Lávala lo antes posible después de ser usada para no acumular humedad: las ranuras del fondo de la base son propicias para la proliferación de hongos. Para evitar esto, también es importante no lavarla con jabones o esponjas abrasivas. Con agua caliente y una esponja suave es suficiente para el cuidado cotidiano. Por otra parte, el café tiene compuestos grasos, los que se van adhiriendo a las paredes y base de la cafetera. Si notas que esto sucede, puedes usar un poco de detergente de loza no abrasivo y la esponja suave. Luego de lavarla, sécala con un paño de género y uno de papel para asegurarte que esté bien seco.

La goma también es de especial cuidado, pues es lo que asegura que la cafetera esté bien cerrada, soporta la presión para que suba el café y evita que se produzcan derrames. Esta debe conservar su color original, que suele ser transparente o un poco blanquecina. No dejes que se queme dejándola expuesta al sol ni que se mantenga con la oleosidad proveniente del café. De todos modos, pese al cuidado que le demos, se deteriora y hay que cambiarla.

¿Cómo elijo la cafetera para mi hogar?

Si no tienes una cafetera italiana y tienes interés en comprar una, debes tener en consideración para cuántas personas lo prepararás regularmente. Como vimos anteriormente, el canasto donde va el café debe ser llenado por completo, y el agua también tiene su punto óptimo de llenado hasta la válvula, por lo tanto, siempre deberías obtener la misma cantidad de preparación. Los modelos vienen por “tazas”, pero estas se refieren a las tazas de espresso, alrededor de 30 – 50 ml. En mi caso, tengo una de tres tazas, pero con una de dos también estaría bien; de una taza ya sería muy pequeña para cómo me gusta tomar el café. Ten en cuenta que si es más grande de lo que usarás habitualmente, estarás “perdiendo” café, ya que debes llenar el depósito para que el café molido ponga la resistencia necesaria y el agua no pase demasiado rápido.

Otro factor que debes considerar es que sea compatible con tu fuente de calor, si es una cocina a gas, eléctrica o de inducción. La fuente de calor no debe quedar por fuera de la base de la cafetera, por lo que puedes necesitar un quemador pequeño si tu cocina es a gas, o una placa que permita que tu cafetera reciba el calor directo desde la base si tiene otro medio de emanación de calor.

¡Espero que les hayan servido los datos! Si quieren que hagamos una entrada de algo en particular relacionado al mundo del café, ¡escríbenos, toda recomendación es bienvenida!

¡Síguenos en Instagram!

@danitzafadic

Y, obvio, @cafeytableros

Conectémonos

Síguenos en nuestras redes sociales!!!!

Revisa nuestro contenido

Nuestros blogueros

familia Jugona

Aquí puedes ver reseñas de juegos en nuestro blog o a través de los distintos videos que hemos preparado. Conocer nuestra opinion y juegos de mesa destacados.

Ludificando

Aquí puedes revisar las columnas escritas por nuestros amigos profesores donde nos dan consejos sobre como y por qué incluir los juegos de mesa como aporte al aprendizaje en todas las edades.

Tableritos

Aquí los más pequeños de la casa pueden resolver laberintos, crucigramas, puzzles, colorear y ver videos de juegos de mesa recomendados para ellos!!!